Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Ciencias de la Salud Ciencias Psicosociales I (2010) MATERIALES DE CLASE Bloque Temático I Tema 1. La Psicología como ciencia que estudia el comportamiento 1.1.3.2.3 Diferencias entre los métodos experimentales y no experimentales

1.1.3.2.3 Diferencias entre los métodos experimentales y no experimentales

Acciones de Documento
  • Enviar esto
  • Imprimir esto
  • Content View
  • Bookmarks

Volver al Apartado 1.1.3.2


La señal distintiva del experimento, en contraste con los procedimientos no experimentales, es el control sobre las múltiples variables que convergen en la producción de una determinada conducta. Por lo tanto, debido a un mayor control de las variables los resultados obtenidos, en el método experimental, tienen una mayor relación con la manipulación a la que hemos sometidos los hechos. Otra diferencia es que mientras en el método experimental el experimentador manipula intencionadamente la variable independiente, en el método no experimental el investigador se limita a seleccionar los sujetos que ya poseen esos valores de la variable independiente.

En el fondo se trata de dos alternativas metodológicas con implicaciones científicas muy distintas. Ambas tienen ventajas e inconvenientes. Muchas veces será utilizado uno u otro método en función de la posibilidad de manipular las variables. Así en muchas ocasiones, principalmente por motivos éticos, no será posible aplicar un método experimental, por lo que tendremos que recurrir a otro método menos preciso pero no por ello menos válido.

Una de las principales ventajas del método experimental, por el mayor control de las variables implicadas, es su elevada validez interna, mayor probabilidad de asegurar que el resultado obtenido es fruto, exclusivamente, de la manipulación de nuestra variable. Pero, uno de sus mayores inconvenientes es su alto grado de “artificialidad”, provocado por la necesidad de controlar todas las posibles variables extrañas que pueden estar alterando los datos, con el fin de poder asegurar que el resultado obtenido (valor de la variable dependiente) es, exclusivamente, debido a las manipulaciones de las variables independientes. Esta artificialidad, atenta contra la validez externa (o validez ecológica) que hace referencia a la posibilidad de generalizar los resultados obtenidos a otras situaciones en las cuales no se dé este control de las variables.

Por el contrario, los métodos no experimentales son más naturales, tienen mayor validez externa, pero tienen el inconveniente de un menor control de las variables implicadas y, por lo tanto, tienen una menor validez interna.

Un ejemplo que permita entender la diferencia entre método no experimental y experimental puede ser el siguiente: Supongamos que queremos comprobar la presunta relación existente entre el cáncer (variable dependiente) y el tabaco (variable independiente), para lo cual podemos emplear una metodología experimental inyectando diferentes niveles de nicotina (variable independiente) a diversas ratas de laboratorio. Transcurrido un tiempo, comprobamos los efectos producidos (variable dependiente). Durante el tiempo que dure el experimento controlamos las posibles variables extrañas que puedan estar afectando al resultado final. Pasado un tiempo, si observamos que las ratas a las que se ha inyectado un cierto nivel de nicotina (variable independiente) contraen el cáncer (variable dependiente), en número significativamente mayor que el grupo de ratas a las que no se les inyectó la nicotina, o se inyectó en menor cantidad, se puede concluir, con un alto grado de probabilidad (porque hemos controlado las posibles variables extrañas que podían haber influido en el resultado final), que hay una relación causal entre las dos variables.

Es evidente que en el caso del hombre no podemos utilizar la misma técnica experimental, así que ahora para verificar la hipótesis utilizamos un método no experimental, por ejemplo el correlacional. Podríamos empezar haciendo una encuesta con el fin de averiguar, en un grupo de sujetos previamente seleccionados por presentar una patología pulmonar (ej.: cáncer de pulmón) la cantidad de cigarrillos que fuman al día. Una vez conocido ambos datos, la incidencia de cáncer de pulmón y el número de cigarros consumidos al día, calcularíamos una correlación para saber si ambas variables (tabaco y cáncer de pulmón) están o no relacionadas en los seres humanos. Ahora bien, el que estén relacionadas no significa, en este caso, que el tabaco sea un agente causal, único o principal, respecto al cáncer de pulmón, porque ambas variables pueden, a su vez, estar relacionados con una tercera variable (ej.: la contaminación ambiental, la dotación genética, la alimentación,...) que es la que lo produce o ejerce mayor influencia.

Copyright 2014, por los autores de los cursos. Cite/attribute Resource. , Maté, M. d. C. O., González, S. L., Trigueros, M. L. Á. (2010, November 22). 1.1.3.2.3 Diferencias entre los métodos experimentales y no experimentales. Retrieved November 23, 2014, from OCW Universidad de Cantabria Web site: http://ocw.unican.es/ciencias-de-la-salud/ciencias-psicosociales-i/materiales/bloque-i/tema-1/1.1.3.2.3-diferencias-entre-los-metodos. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons 4.0. Creative Commons 4.0
Reuse Course
Download this course