4.3 Medida de las actitudes

Volver al Tema 4

 

tema_4_3

Una característica de las actitudes es que, en si misma, no son directamente observables, sino que es una variable latente que inferimos a través de la conducta o de las declaraciones verbales de las personas, lo cual dificulta el proceso de medida. Otro impedimento de la medida de las actitudes es el hecho de que si el individuo sabe que se está midiendo una de sus actitudes es probable que modifique sus respuestas o comportamientos sobre la base de lo que considera socialmente deseable o a lo que cree espera el investigador de él, este fenómeno es conocido como reactividad. A pesar de estas dos grandes limitaciones son muchos los instrumentos diseñados para la medida y el análisis de las actitudes.

En general, las distintas técnicas utilizadas en la medida de las actitudes pueden ser clasificadas en directas o indirectas en función de que la persona a la que se van a medir las actitudes sepa que están siendo medidas o no. En este sentido, son técnicas directas aquellas en las que el sujeto sabe que su actitud está siendo medida, y son técnicas indirectas aquellas que el sujeto no sabe que su actitud está siendo evaluada. Las técnicas indirectas a su vez pueden ser de dos tipos: técnicas en las cuales el sujeto no sabe que está siendo observado y técnicas en que el sujeto es consciente de que está siendo observado, pero no de que su actitud está siendo evaluada.

Como he indicado anteriormente, existen muchos instrumentos destinados a medir las actitudes, incluso se evalúan respuestas fisiológicas (dilatación pupilar, respuesta galvánica de la piel, etc.) con esta finalidad. Entre todos los instrumentos destacaría cuatro por ser los más utilizados (Barbero & Garcia, 1988; Fernandez-Ballesteros, 1992; Keats, 1974; López, 1985; Quiles et al., 1998; Ros, 1985; Seoane & Rechea, 1987): la escala tipo Thurstone, la escala tipo Likert, el escalograma de Guttman y la escala de diferencial semántico.

El primer intento significativo para medir las actitudes fue realizado por Thurstone en 1928. La técnica propuesta por Thurstone mide la actitud a través de un continuo de ítems escalonados. Para construir una escala de este tipo, inicialmente los investigadores preparan un conjunto de ítems que hagan referencia a la actitud y que cubran el continuo graduado de la actitud. Posteriormente, estos ítems son evaluados por jueces. Cuando los jueces han clasificado y evaluado los ítems se aplican métodos psicométricos para determinar el grado de ambigüedad de los enunciados. Una vez eliminados los enunciados con un valor determinado de ambigüedad se construye la escala definitiva; la cual, como ocurre en las otras escalas, tiene una forma de presentación distinta a la utilizada inicialmente. En la escala definitiva se presenta una lista de enunciados o ítems, preferentemente mezclados, con dos proposiciones al menos para cada intervalo. Un ejemplo de actitud medida a través de una escala tipo Thurstone es la escala de progresismo-conservadurismo (López, 1985). A continuación se reproducen algunos de los ítems empleados en dicha escala:


13.

Es necesario que la Iglesia se ponga a la altura de nuestros tiempos actuales.

9  De acuerdo.

 

 

9  En desacuerdo.

14.

Toda guerra es injusta.

9  De acuerdo.

 

 

9  En desacuerdo.

 

15.

El que no trabaja es porque no quiere.

9  De acuerdo.

 

 

9  En desacuerdo.

Otro tipo de escala, muy utilizada para medir actitudes, cuyo proceso de construcción es más breve y sencillo que la técnica escalar de Thurstone y que es tan fiable como esta, fue propuesto por R. Likert, en 1932. Para confeccionar una escala tipo Likert se selecciona un conjunto de enunciados relacionados con la actitud que pretendemos medir, estos ítems no se someten a una evaluación de jueces expertos, como en el caso de las escalas de Thurstone, sino que se ponen a prueba en parte del colectivo que se pretende estudiar. Se asignan puntuaciones a estos ítems y se someten a análisis estadísticos dichos valores para determinar su poder discriminativo. Finalmente, se confecciona una escala definitiva con los ítems que no han sido rechazados. Un ejemplo de actitud medida a través de una escala tipo Likert es la escala de actitud hacia el SIDA elaborada por Quiles y Betancort en 1994 (Quiles et al., 1998). A continuación se reproducen algunos de los ítems empleados en dicha escala:

10. Las personas con SIDA deberían vivir internadas en hospitales.

 Muy de acuerdo.

9

 

 De acuerdo.

9

 

 Indiferente.

9

  

 En desacuerdo.

9

 

 Muy en desacuerdo.

9

11. Si viniera un/a niño/a con SIDA a mi clase le invitaría a que estuviese en mi grupo de amigos.

 Muy de acuerdo.

9

 

 De acuerdo.

9

 

 Indiferente.

9

 

 En desacuerdo.

9

 

 Muy en desacuerdo.

9

Otro instrumento diseñado para la medida de las actitudes es el escalograma de Guttman (1947). Esta técnica fue desarrollada por Guttman, 1944, con la finalidad de medir la moral de los soldados americanos después de la II Guerra Mundial a través de sus opiniones. Para confeccionar un escalograma de Guttman primero se seleccionan conjunto de ítems sobre la actitud que se quiere medir, luego se administran estos ítems a un grupo de sujetos para que expresen su grado de acuerdo o desacuerdo con las proposiciones que se presentan, se asignan puntuaciones a estos ítems y por último se analizan estadísticamente las puntuaciones dadas a los ítems y se construye el escalograma, el cual se utiliza para confeccionar la escala definitiva. Un ejemplo de medida de actitudes a través de un escalograma de Guttman es la escala de la actitud del sindicato frente a la empresa (Keats, 1974). A continuación se reproducen algunos ítems de dicha escala:

3. ¿Se esfuerza la empresa por cumplir sus compromisos?

1 / siempre.

 

2 / de ordinario.

 

3 / a veces no.

 

4 / raramente.

4. ¿Abusa de su poder la empresa en este establecimiento?

1 / raramente.

 

2 / alguna vez.

 

3 / con frecuencia.

 

4 / muy a menudo.

5. En general, ¿qué opina usted de las relaciones entre el sindicato y la empresa?

1 / estoy muy satisfecho.

 

2 / estoy algo satisfecho.

 

3 / algo descontento.

 

4 / muy descontento.

 

Aunque, a grandes rasgos, pueden parecer muy semejantes los tres métodos, la escala tipo Thurstone, la escala tipo Likert y el escalograma de Guttman, difieren en los principios y postulados de los que parten para seleccionar los ítems y en el análisis estadístico utilizado para confeccionar la escala definitiva.

La escala de diferencial semántico (DS) es otro de instrumento utilizado frecuente para medir las actitudes, fue desarrollada por Osgood, Suci y Tannenbaum (1957). Para confeccionar una escala de este tipo, una vez elegidos los conceptos o estímulos semánticos sobre los que se desea indagar, se pide a una muestra de sujetos que califiquen cada uno de ellos mediante una serie de adjetivos. Se seleccionan los adjetivos utilizados con más frecuencia. Se buscan los opuestos para formar escalas bipolares y tras aplicar un criterio estadístico a los datos se confecciona la escala definitiva. Osgood propuso la utilización de adjetivos bipolares separados por gradaciones de siete intervalos presentados con o sin valores numéricos o adjetivaciones, pero muchos autores han utilizado el DS con sucesiones de 4, 5, 6 y hasta 10 alternativas de respuesta, con o sin posición central neutra.

Una diferencia del DS con respecto a las escalas anteriormente descritas es que en el DS no se utilizan declaraciones de opinión ni preguntas, con el fin de focalizar todas las respuestas hacia el objeto de actitud. Un ejemplo de evaluación de actitudes a través del diferencial semántico es la escala de actitudes hacia hombres y mujeres (Quiles et al., 1998). A continuación se reproducen algunos de las adjetivos bipolares utilizados para el concepto “mujer”.

Las mujeres son:

3. Activas.

5

4

3

2

1

Pasivas.

4. Buenas.

5

4

3

2

1

Malas.

Citation: , Maté, M. d. C. O., González, S. L., Trigueros, M. L. Á. (2010, November 22). 4.3 Medida de las actitudes. Retrieved July 25, 2014, from OCW Universidad de Cantabria Web site: http://ocw.unican.es/ciencias-de-la-salud/ciencias-psicosociales-i/materiales/bloque-i/tema-4.-las-actitudes/4.3-medida-de-las-actitudes.
Copyright 2014, por los autores de los cursos. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons 4.0. Creative Commons 4.0