Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Ciencias de la Salud Ciencias Psicosociales I (2010) MATERIALES DE CLASE Bloque Temático II Tema 7. Las habilidades sociales 7.5 Los tipos de habilidades sociales

7.5 Los tipos de habilidades sociales

Acciones de Documento
  • Enviar esto
  • Imprimir esto
  • Content View
  • Bookmarks

Volver al Tema 7

tema_7_5

Lazarus (1973) fue uno de los primeros en establecer, desde una posición de práctica clínica, las principales clases de respuesta o dimensiones conductuales que abarcaban las habilidades sociales. Este autor indicó cuatro capacidades: decir “no”, pedir favores y hacer peticiones, expresar sentimientos positivos y negativos e iniciar, mantener y terminar conversaciones. Las clases de respuesta que se han propuesto posteriormente, y ya desde un punto de vista empírico, han girado alrededor de estos cua­tro tipos de respuesta. Las dimensiones conductuales más aceptadas en la actualidad (Pérez-Santamarina, 1999) (Torbay et al., 2001) (Portillo, 2001) son las siguientes:

  • Escuchar.
  • Saludar, presentarse y despedirse.
  • Iniciar, mantener y finalizar una conversación.
  • Hacer y rechazar peticiones.
  • Disculparse o admitir la ignorancia.
  • Defender los derechos.
  • Negociar.
  • Expresar y defender las opiniones, incluido el desacuerdo.
  • Afrontar las críticas.
  • Hacer y recibir cumplidos.
  • Formular y rechazar peticiones (oposición asertiva).
  • Expresar amor, agrado y afecto.
  • Expresar justificadamente molestia, desagrado o enfado.
  • Pedir el cambio de conducta del otro.
  • Cooperar y compartir.
  • Expresar y recibir emociones.
  • Dirigir a otros.
  • Solucionar conflictos.
  • Dar y recibir retroalimentación.
  • Realizar una entrevista.
  • Solicitar un trabajo.
  • Hablar en público

Las habilidades sociales anteriormente citadas comprenden un extenso conjunto de elementos verbales y no verbales que se combinan en complejos repertorios conductuales. Además, de los componentes verbales y no verbales, las habilidades sociales dependen de procesos cognitivos (pensamientos, autocríticas, sentimientos, etc.) para su correcta ejecución. Pero la habilidad social no es meramente una suma de componentes verbales y no verbales unidos a procesos cognitivos, sino que supone un proceso interactivo de combinación de estas características individuales en contextos ambientales cambiantes. Asimismo, la destreza para desempeñar una habilidad social puede no tener ninguna correspondencia con la desenvoltura de otras (ej: conversar y rechazar peticiones), incluso considerando el mismo tipo de habilidad la conducta concreta del sujeto puede variar según factores personales (estado de ánimo, cogniciones, cambios fisiológicos) y ambientales (las personas con quienes esté relacionándose, el tipo de relación, la situación en la que se encuentre, etc.) (Fernández, 1999).

Un ejemplo de la importancia de los aspectos cognitivos en la interacción social lo constituye el sentimiento de soledad. La soledad se ha definido de varias formas. Altman, 1975, la define como un estado desagradable que experimenta la persona al no conseguir la relación social que desea o al perder una relación estable que ya poseía. Cutrona, 1982, vincula este sentimiento más a la falta de satisfacción en las relaciones interpersonales mantenidas por el individuo que a la frecuencia o cantidad de los contactos sociales. Isidro et al. (Isidro, Vega, & Garrido, 1999) definen la soledad como un sentimiento desagradable vinculado a un desequilibrio en la percepción de las relaciones establecidas con los demás, qué está determinado por la falta de confianza del individuo en su capacidad para afrontar situaciones que potencialmente puedan llegar a generarle soledad. Por otra parte, Shaver y Buhrmester, 1983, y Shaver, 1986, proponen una teoría de la soledad basada en la insuficiencia de las provisiones que el individuo espera le suministre el grupo al cual se ha unido.

A partir de estas definiciones de soledad se puede concluir diciendo que el sentimiento de soledad es una percepción individual que puede estar motivado por una falta de habilidades sociales que provoca la disminución de las interacciones sociales o hace que estas sean menos gratificantes de lo deseado por el individuo. Pero también este sentimiento de soledad puede ser independiente de las habilidades sociales que posee el individuo y sustentarse más en las creencias o expectativas que tiene la persona. En este último caso, más que dotar al individuo de ciertas habilidades sociales sería más correcto trabajar sobre las expectativas y pensamientos de la persona con el fin de lograr que estos fueran más realistas y adaptativos.

 

Copyright 2014, por los autores de los cursos. Cite/attribute Resource. , Maté, M. d. C. O., González, S. L., Trigueros, M. L. Á. (2010, November 23). 7.5 Los tipos de habilidades sociales. Retrieved January 20, 2017, from OCW Universidad de Cantabria Web site: http://ocw.unican.es/ciencias-de-la-salud/ciencias-psicosociales-i/materiales/bloque-tematico-ii/tema-7.-las-habilidades-sociales-1/7.5-los-tipos-de-habilidades-sociales. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons 4.0. Creative Commons 4.0
Reuse Course
Download this course