Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Artes y Humanidades Historia del Próximo Oriente y Grecia (2009) Modulo 5 Grecia Arcaica I: las colonizaciones

Grecia Arcaica I: las colonizaciones

Acciones de Documento
  • Enviar esto
  • Imprimir esto
  • Content View
  • Bookmarks

Uno de los fenómenos históricos más llamativos y trascendentes de la Época Arcaica griega fue sin duda el de la "colonización", a través del cual grupos de griegos procedentes de las polis de Grecia continental, de las islas del Egeo y de Jonia, fundaron una numerosísima serie de colonias a las orillas de la cuenca del Mediterráneo y del Mar Negro.

Se trató por consiguiente de un fenómeno de expansión de todo lo griego por el mundo mediterráneo, que se iniciaría en torno a la mitad del siglo VIII y que abarcaría toda la Época Arcaica (hasta principios del siglo V).

En un fenómeno de esta magnitud es difícil hablar solo de una cauda para explicar su surgimiento, el porqué de las expediciones coloniales, las razones que movieron a muchos griegos a abandonar sus patrias respectivas y establecerse en lugares y tierras desconocidas y hasta cierto punto hostiles. Sin duda el fenómeno tuvo causas profundas y enormemente variadas, y quizá las que se apuntan seguidamente hayan sido las más significativas y contundentes del fenómeno.

 

a) Causas o factores de tipo económico: el territorio griego tiene una extensión reducida que además contiene escaso suelo fértil, lo que siempre ha sido un motivo para emigrar y buscar mejores perspectivas en otras partes. Además, durante la Época Arcaica griega, siempre existió una mala e injusta distribución de la tierra entre las diferentes clases sociales; la aristocracia cada vez era más capaz de acaparar las mejores fincas y las más fértiles, mientras que el resto de los propietarios veían reducirse o perder sus tierras por diversos factores. El crecimiento de la riqueza durante toda la Edad Oscura fue muy lento, y desde luego no parece haber llegado nunca a las clases más bajas de la sociedad griega. Por el contrario, el crecimiento demográfico sí parece haber sido importante desde la Edad Oscura y a lo largo de toda la Época Arcaica, lo que haría aún más insuficiente el número o la extensión de tierra existente para todos. Por lo demás, Grecia era un país que no se autoabastecía en algunos productos vitales (cereal, madera, metales...) que era necesario importar; el surgimiento de colonias, o antes, la emigración de colectivos griegos a lugares que ofrecían inmejorables perspectivas de explotación de esta clase de productos, impulsaría a las clase dirigentes y gobernantes griegos a "ver con buenos ojos", e incluso ayudar y facilitar las expediciones coloniales, canalizar los deseos de los colonos y a veces "sugerirles" un destino, un área donde ir y donde establecer una apoikia

Todo ello habría necesitado una fase previa en la que comerciantes, viajeros, aventureros y exploradores griegos (de los que se nos han conservado buen número de nombres y relatos) habrían hecho conocer a sus compatriotas los mejores lugares del Mediterráneo para establecerse, los lugares con el clima más benigno, con los suelos más fértiles, con los pueblos autóctonos más dóciles, etc.

 

b) Causas o factores de tipo socio-político: De forma general, este segundo grupo de causas es defendido por aquellos historiadores actuales que no ven en las causas de tipo económico las razones del fenómeno de las colonizaciones griegas (no al menos como causas primeras o más importantes). En la crítica que hacen de las motivaciones de tipo económico, concluyen que:

  • - Dada la independencia que caracteriza a las apoikias y el carácter voluntario y coyuntural de sus relaciones comerciales con las metrópolis, las expediciones coloniales podrían resolver los problemas económicos de los colonos, pero difícilmente de los que se quedaban en sus patrias sin participar en ninguna expedición (que obviamente fueron los más).
  • - Los primeros y más antiguos asentamientos coloniales de los que tenemos noticias no parecen haber tenido un carácter organizado, sino más bien espontáneo y hasta cierto punto improvisado, casi como lugares de encuentro de colonos, y no como lugares premeditadamente elegidos para su explotación económica.
  • - En cualquier caso, las motivaciones de tipo económico (por ejemplo, agrícolas, comerciales, búsqueda de metales, etc.) serían el instrumento o la justificación del fenómeno colonial, pero no la causa que lo hizo surgir y adquirir la importancia que tuvo.

 Para los autores que así argumentan, está claro que las verdaderas causas del fenómeno colonial, las más profundas y objetivas, serían las de tipo social, consecuencia y reflejo de las deficiencias sociales del mundo griego arcaico. Consecuencia de estos desequilibrios y deficiencias sociales fueron las tensiones políticas surgidas entre los que detentaban y poseían el poder y los que lo sufrían, tensiones que, en definitiva, provocaron descontentos sociales, luchas enconadas que a veces terminaban en el simple homicidio y en el surgimiento de bandos vencedores y vencidos; todo ello, sumado a los problemas económicos, hacían a mucha gente concebir esperanzas de futuro en la huida, en la emigración. Iniciado el fenómeno colonizador, mucha gente conseguiría incluso el derecho de ciudadanía participando en una expedición colonial y fundando una colonia, ganado así derechos políticos y sociales que no podían tener en sus respectivas patrias por ningún medio.

 Desde este punto de vista, la emigración voluntaria (ya fuera apoyada o sugerida por la metrópoli, o incluso coaccionada por la clase gobernante) se constituía en una válvula de escape social, de descongestión social, de desahogo de la tensión interna de las polis griegas. Quizá en este contexto haya que situar lo que un cronista griego posterior, Isócrates, dejara dicho en su Panegírico 36: "los colonos se salvaron a sí mismos y a los que se quedaron en la patria".

 

 Consecuencias de las colonizaciones. Evidentemente, las consecuencias que se derivaron de un fenómeno de extensión y magnitud que tuvo éste fueron amplias y profundas en todas aquellas regiones que se vieron afectadas por él. En cada área tuvieron una manifestación distinta, acorde con las peculiaridades e idiosincrasia de las tierras y pueblos (culturas enteras a veces) "colonizados", hasta el punto de que ello formaría uno de los episodios históricos más importantes de cada una de las historias regionales de cada país mediterráneo (historias regionales de Hispania, Galia, Italia, etc.) Con todo, el fenómeno colonizador tuvo una serie de consecuencias que afectaron por igual y de forma uniforme al conjunto del mundo mediterráneo; fueron por consiguiente las consecuencias más generales del fenómeno colonizador griego, y desde un punto de vista histórico global (no regional), fueron también las más importantes. A ellos nos referimos seguidamente.

 En primer lugar, para la propia Grecia en conjunto, las colonizaciones incidieron de forma notable en variados aspectos y problemas. Ya hemos dicho cómo, probablemente, la emigración continua de gente tuvo efectos beneficiosos en la tensión social que las polis griegas padecían en esta época. Los pequeños y medianos propietarios de tierra dispondrían ahora en cada polis de más recursos naturales que antes; los comerciantes y artesanos empezarían a hacer grandes negocios y a ampliar sus perspectivas económicas al compás del fenómeno colonizador, lo cual significaba para ellos la multiplicación de los mercados exteriores (en los cuales colocarían sus manufacturas de lujo y sus excedentes de vino y aceite, y desde los cuales traerían a Grecia productos vitales como cereal, madera y metales). Esta potenciación del comercio griego, sus efectos generales sobre las poblaciones, las propias transformaciones navales de la época, contribuirían decisivamente a impulsar la generalidad de la economía griega.

 En el resto del mundo mediterráneo, el efecto o la consecuencia más trascendental fue sin duda la propagación del helenismo (esto es, de las ideas políticas, institucionales, económicas, religiosas, del arte y de la cultura de los griegos) por toda la cuenca mediterránea. Ello fue acompañado a su vez en numerosas partes por un fenómeno de sincretismo cultural, fundamentalmente en el ámbito de lo artístico y religioso, según el cual aspectos de las culturas mediterráneas eran asumidos e incluso integrados en la cultura griega, y viceversa (y más importante), aspectos de la cultura griega quedaban asimilados por culturas mediterráneas (Tartessos, Etruscos, Sículos, etc.), hasta el punto de formar una nueva cultura.

 

 

origenes-colonizacion2

 


 

Copyright 2014, por los autores de los cursos. Cite/attribute Resource. Sanchez, J. R. A., Aja, J. R. (2009, July 09). Grecia Arcaica I: las colonizaciones. Retrieved October 31, 2014, from OCW Universidad de Cantabria Web site: http://ocw.unican.es/humanidades/historia-del-proximo-oriente/modulo-5/grecia-arcaica-i-las-colonizaciones. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons 4.0. Creative Commons 4.0
Reuse Course
Download this course