III.3. Movimientos Anormales

Los principales movimientos anormales involuntarios que pueden observarse son: 

Temblor: movimiento rítmico y oscilante (contracciones alternativas de músculos agonistas y antagonistas, “alrededor de un punto”).

Asterixis: aunque a veces se llama también “temblor aleteante” (Flapping tremor), en realidad a diferencia de otros temblores no es oscilante, sino que supone una pérdida intermitente del tono de los músculos antigravitatorios, sobre todo de miembros superiores y especialmente antebrazos.

Mioclonias: contracciones bruscas repetidas, irregulares, de grupos de fibras musculares o de un músculo o pequeño grupo de músculos, que provocan generalmente pequeños desplazamientos. Pueden ser focales o generalizadas.

Convulsiones tónico-clónicas (clonias): contracciones bruscas de grupos de varios músculos con movimientos amplios y violentos.

Balismos: movimientos involuntarios amplios, de una extremidad o ambas, generalmente en un lado del cuerpo, relativamente lentos.

Corea: movimientos amplios, relativamente lentos, irregulares, de ambos lados del cuerpo.

Atetosis: movimientos de carácter “reptante”. A menudo se dan en el seno de la corea

Distonía: contracciones musculares sostenidas que hacen adoptar posturas anormales

Tics: movimientos repetitivos, estereotipados, no rítmicos, rápidos, precedidos de una urgencia consciente de ejecutarlos.

 

Temblor

Se distinguen varios tipos semiológicos:

De reposo: aparece en reposo, desaparece o disminuye con el movimiento. Es típico de los cuadros parkinsonianos. Suele acompañarse entonces de rigidez y bradicinesia.

De acción: apuesto al anterior, aparece con la contracción muscular. A su vez, hay dos tipos principales:

- Postural: aparece cuando se mantiene una postura, es decir, cuando se mantiene una parte del cuerpo en una determinada posición gracias a la contracción muscular (por ejemplo, sostener los brazos levantados). Típico del temblor fisiológico, temblor fisiológico exagerado y temblor esencial.

- Cinético o Intencional: aparece mientras se intenta hacer un movimiento determinado (por ejemplo, tocar la nariz con el dedo). Típico de los síndromes cerebelosos y algunas intoxicaciones. En buena parte es consecuencia de la incoordinación (ataxia)

No obstante, en ocasiones pueden coincidir varios tipos de temblor. Así, aunque en el Parkinson es típico el temblor de reposo, a menudo hay también un componente de temblor postural. Por otro lado, en muchos cuadros de temblor de acción coexisten temblor postural e intencional.

 

Causas frecuentes de temblor

1. Parkinsonismo: incluye enfermedad de Parkinson y otros cuadros extrapiramidales de causa endógena (ej, Wilson) o yatrógenos (neurolépticos).

• Hay temblor de reposo y a veces también postural. Mejora con el movimiento.

• A menudo se acompaña de rigidez (se potencia por contracciones contralaterales) y bradicinesia.

• Suele ser de comienzo unilateral o al menos asimétrico.

• Mejora con agonistas dopaminérgicos.  

2. Temblor esencial: a menudo es familiar

• Predomina el temblor postural. Puede empeorar con el movimiento. No hay temblor de reposo, aunque se puede observar un falso “aparente” temblor de reposo, afectando la cabeza (pero en realidad es postural; se mantiene en posición gracias a al contracción de los músculos del cuello).

• Se afectan, en combinación variable, la cabeza, las extremidades superiores y la voz. Suele ser simétrico.

• Empeora con el estrés (como otros temblores). Mejora con el alcohol y diversos fármacos (betabloqueantes, primidona, benzodiacepinas)  

3. Temblor fisiológico y temblor fisiológico exagerado: un cierto grado de temblor es “fisiológico”, sobre todo en situaciones de estrés, cansancio o deprivación de sueño.

• Se trata de un temblor de acción, postural y cinético en grado variable.

• Son causa de un temblor exagerado de este tipo: hipertiroidismo, tóxicos (alcohol, cocaína, anfetaminas) y diversos fármacos (beta-adrenérgicos, ciclosporina, litio, corticoides, litio, etc.).

 

Otros movimientos anormales

Asterixis.

Típico de las encefalopatías metabólicas (hepática, hipercápnica, urémica). A menudo acompañado de cierta confusión y de mioclonias.

Mioclonias  

• También muy frecuentes en las encefalopatías metabólicas, incluyendo, además de las que producen asterixis, otras por alteraciones elcetrolíticas (hiponatremia, hipernatremia, deshidratación, hipoxia, etc). En estos casos son difusas e irregulares

• A veces son una forma de epilepsia

• Acompañan a ciertas demencias: sobre todo debidas a virus o priones

 Balismos.

 A menudo son secundarios a procesos vasculares (sobre todo infartos), que afectan a los ganglios basales de un lado del cerebro.

Corea y atetosis.

Son también alteraciones de los ganglios de la base, de origen diverso, sobre todo:

• Genético: Huntington, Wilson

• Postinfeccioso: Sydenham

• En ocasiones vascular

 

Bibliografía complementaria

Además de los textos generales, se pueden consultar los siguientes artículos, de acceso libre en internet:

• Nutt JG et al. Diagnosis and initial management of Parkinson’s disease. N Engl J Med 2005; 353:1021.

• Smaga S. Tremor. Am Fam Physician 2003; 68:1545.

• Louis ED. Essential tremor. N Engl J Med 2001; 345:887.

 

Last modified: Tuesday, 13 June 2017, 1:21 PM