Tema 6. El siglo XVIII. El nacimiento de la moderna ingeniería

   

   

En toda Europa el siglo XVIII es mucho más que una mera referencia cronológica: representa el nacimiento de la modernidad, el siglo de las Luces, de la Ilustración, sobre la que se asentará el mundo contemporáneo al romper con la metafísica y promover el empirismo y el racionalismo como referentes doctrinales para el desarrollo de una moral basada en la bondad natural del ser humano y en su derecho a la felicidad.

La materialización de las ideas de la Ilustración pasaba por contar con personas preparadas para llevarlas a la práctica, entre las que los ingenieros ocuparían un lugar señalado. Francia fue el país que primero se decidió por formar a estos profesionales; a mitad del siglo XVII los ministros de Luis XIV deciden apostar por la formación técnica como instrumento con el que trabajar en la prosperidad del país. Su objetivo era mejorar las vías de transporte –canales interiores navegables– y con la facilidad para los intercambios dinamizar la economía de un estado centralizado que fomentará la construcción de obra pública, llevada a cabo por ingenieros con una formación específica. En 1716 se creó un cuerpo de ingenieros civiles, Corps des Ponts et Chaussées, para construir y conservar los caminos, puentes y canales que se pensaba construir. Este cuerpo creó su propia escuela, la École des Ponts et Chaussées, que definirá la actividad propia del ingeniero de la segunda mitad del siglo XVIII: concebir y representar las obras que se van a ejecutar, coordinar los medios para llevarlas a cabo, conservarlas para que desempeñen su función.

¿En qué materias y de qué manera debían formarse los ingenieros europeos? En este aspecto la escuela francesa también marcó la pauta. Inicialmente su formación tenía un carácter fundamentalmente pragmático con una fuerte componente artística herencia del ingeniero renacentista, pero durante la Revolución se propugna un ingeniero más sabio que artista que se materializa en la formación de la École Polytechnique de Paris (1794) fundada por L. Carnot y G. Monge, el creador de la geometría descriptiva, una contribución fundamental para la renovación intelectual de la ingeniería. Los profesores eran los más grandes matemáticos, físicos y químicos de la época y tuvieron la misión de impartir formación en las materias científicas comunes a todas las ingenierías. En este modelo de escuela se gestó el ingeniero moderno con una sólida formación científica y orientado hacia las aplicaciones. La matemática constituía el pilar de la enseñanza, estableciendo desde entonces una relación muy estrecha tanto en lo metodológico como en lo instrumental.

Este modelo de promoción centralista de la obra pública, de cuerpo profesional y de escuela de formación se extendió por otras naciones europeas –excepto Inglaterra–, y llegó a España de la mano de la dinastía de los Borbones, y de Agustín de Betancourt.

A finales del siglo XVII surge en España un movimiento renovador al que se adhiere la ingeniería. Son los novatores, que buscan sustituir las formas de pensamiento convencionales, subordinadas a una verdad dogmática, por conocimientos obtenidos a partir de datos empíricos reproducibles y contrastables. No fue fácil su aceptación social e institucional, pero la necesidad de profesionales con conocimientos racionales hizo que sus métodos y procedimientos acabaran por imponerse.

El siglo XVIII comienza en España con una guerra de implicaciones europeas que propicia un cambio de dinastía, la dinastía Borbón. Su presencia significó el comienzo de la construcción de un estado centralizado, la difusión de las ideas ilustradas, impulsoras de un programa modernizador y reformista que se encontró con la resistencia de los sectores más conservadores. Durante los dos siglos de la anterior, la casa de Austria, las obras de ingeniería civil fueron realizadas por ingenieros militares instruidos fuera de España, arquitectos, maestros de obras de procedencia gremial e incluso frailes que habían aprendido a base de experiencia. El nuevo estado que se quería alumbrar, basado en el hermano francés, necesitaba de profundas transformaciones, entre ellas la reorganización de la ingeniería al servicio de la Corona, sus competencias y la formación de sus técnicos. Lo primero fue reorganizar un nuevo cuerpo de ingenieros militares, protagonistas de la construcción de la mayoría de las obras de ingeniería civil de este período. Pero al final de la Ilustración se asiste a la fundación de dos instituciones científicas determinantes en la formación de los nuevos ingenieros civiles: el Real Gabinete de Máquinas y la Escuela de Caminos y Canales. Ello hay que entenderlo en el marco de una política reformista e ilustrada que buscaba consolidar el poder del Estado y el fomento de la economía, lo que exigía una articulación del territorio. Y se decidió por un modelo radial de caminos terrestres y centro en Madrid. Y por una mejor gestión de los recursos hídricos que se materializó en la construcción de canales que pretendían extender el regadío y, sobre todo, favorecer el transporte fluvial. Es por ello que las vías de comunicación y las obras hidráulicas se consideran las obras públicas más representativas de la ilustración española.

Al finalizar el estudio de este tema el alumnado dispondrá de recursos suficientes para contextualizar la institucionalización de la profesión de ingeniero, que sucedió por primera vez en Francia en el transcurso del siglo XVIII y después en España, transformándose paulatinamente de artesanal en académica.

   

Contenidos

1. Introducción. Nuevos ingenieros para un nuevo estado. Los orígenes de la ingeniería civil en Europa. Inglaterra y el Civil Engineer. Francia: Perronet y la École des Ponts et Chaussées.

2. La traslación a España del modelo francés de cuerpo técnico, centro de enseñanza y competencia profesional.

3. Los primeros Borbones españoles y su proyecto ilustrado.

4. La pervivencia de los materiales y técnicas constructivas.

5. Las vías de comunicación. El diseño de la red. Caminos pavimentados.

6. La construcción de puentes. Las innovaciones constructivas de Perronet en Francia y la pervivencia de materiales y técnicas en los puentes de cantería españoles. Los primeros arcos metálicos.

7. Presas y canales para regadíos. El impulso ilustrado a la huerta murciana.

8. La defensa de la navegación interior. Los grandes proyectos ilustrados en construcción de canales: Canal Imperial de Aragón, Canal de Castilla y Canal del Guadarrama.

9. Infraestructuras hidráulicas para aprovechar la energía del agua. Las ideas del ilustrado Pedro Bernardo Villarreal de Bérriz.

10. Las obras portuarias de la Ilustración. Arsenales y diques secos. La mejora tecnológica de los servicios portuarios.

11. Disfrutar el patrimonio de las obras públicas de la Ilustración. El ejemplo del Canal de Castilla.

   

Referencias

  • ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL (1980): «Un siglo de fomento español (1725-1825). Expedientes históricos conservados en el Archivo Histórico Nacional». Madrid, Ministerio de Cultura.

  • ASTIZARAÍN ACHABAL, M.I. (1995): «La construcción de los caminos reales de Guipúzcoa en el siglo XVIII». Guipúzcoa, Diputación Foral.

  • BAHAMONDE MAGRO, A. et al (1998): «Atlas histórico de las comunicaciones en España (1700-1998)». Barcelona, Lunwerg.

  • BAUDER, E. & LEON, J. (1999): «La construcción de un puente en el siglo XVIII: puente de Neuilly, de Jean-Rodolphe Perronet». Madrid, Fundación Agustín de Betancourt.

  • BOUDER, C. (1936): «Jonh Rennie: 1761-1821. The life and works of a great engineer». Manchester.

  • BUCHANAN, R. (2002): «Brunel: the life and times of Isambard Kingdom Brunel». London, Hambledon.

  • BURTON, A. (1999): «Thomas Telford». London, Aurum Press.

  • CÁMARA MUÑOZ, A. (1989): «Arquitectura e ingeniería en el reinado de Carlos III». Madrid, Ayuntamiento de Madrid.

  • CAPEL, H. et al (1983): «Los ingenieros militares en España siglo XVIII. Repertorio biográfico e inventario de su labor científica y espacial». Barcelona, Universidad de Barcelona.

  • CAPEL, H.; SÁNCHEZ, J.E. & MONCADA, O. (1988): «De Palas a Minerva: la formación científica y la estructura institucional de los ingenieros militares en el siglo XVIII». Madrid, CSIC.

  • «Ciencia, técnica y estado en la España ilustrada» (1990). Zaragoza, Ministerio de Educación y Ciencia.

  • «Documentos fundacionales del cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos» (2001). Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos.

  • ELLIS, K. (1974): «Thomas Telford, father of the civil engineering». London, Priory Press.

  • «Estudios sobre Agustín de Betancourt (1758-1824)» (1995). Puerto de Santa Cruz, Asociación Viera y Clavijo.

  • FERNÁNDEZ DE MESA, M. (1994): «Tratado legal y político de caminos públicos y posadas: dividido en dos partes: la una en la que habla de los caminos…expedido en 23 de abril de 1720». Valencia. (Ed. facsimilar).

  • FERNÁNDEZ MARCO, J.I. (1961): «El Canal Imperial de Aragón: estudio geográfico». Zaragoza, CSIC.

  • FERNANDEZ ORDOÑEZ, J.A. (Dir.) (1986): «Catálogo de 30 canales españoles anteriores a 1900». Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos.

  • GONZÁLEZ TASCÓN, I. (Dir.) (1996): «Betancourt, los inicios de la ingeniería moderna en Europa». Madrid, MOPTMA.

  • HOMAR, J. (1992): «El Canal de Castilla: cartografía de un proyecto ilustrado». Madrid, MOPT.

  • «Ingeniero (el) artista: diseños antiguos de la Escuela Nacional de Puentes y Caminos: el ingeniero, entre el arte técnico y la ciencia» (1985). Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos.

  • JURADO SANCHEZ, J. (1988): «Los caminos de Andalucía en la segunda mitad del siglo XVIII (1750-1808)». Córdoba, Universidad de Córdoba.

  • LANZ, J.M. & BETANCOURT, A. (1990): «Ensayo sobre la composición de las máquinas (Paris, 1820)». Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos. (Ed. facsimilar).

  • LLORENTE RUESGA, J. (Dir.) (2004): «El Canal de Castilla: un plan regional». Valladolid, Junta de Castilla y León.

  • LÓPEZ DE PEÑALVER, J. (1991): «Catálogo del Real Gabinete de Máquinas (1794)». Madrid, Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología. (Ed. facsimilar).

  • LÓPEZ LINAJE, J. (1983): «El Canal de Castilla: el recuerdo de un sueño ilustrado». Palencia, caja de Ahorros de Palencia.

  • MEIJIDE PARDO, A. (1984): «El puerto de La Coruña en el siglo XVIII». La Coruña, La Voz de Galicia.

  • «Memoria sobre un nuevo sistema de navegación interior» (2003). Tenerife, Fundación Canaria de Historia de la Ciencia. (Ed. facsimilar).

  • «Memorias de las Reales Minas de Almadén (1758)» (1990). Madrid, CICYT. (Ed. facsimilar).

  • MENENDEZ-PIDAL, G. (1992): «España en sus caminos». Madrid, Caja Madrid.

  • PENFOLD, A. (1983): «Thomas Telford: ingeniero de caminos». Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos.

  • PÉREZ SARRIÓN, G. (1984): «Agua, agricultura y sociedad en el siglo XVIII. El canal Imperial de Aragón (1766-1808)». Zaragoza, Institución Fernando, El Católico.

  • PERRONET, J.R. (1987): «Construire des ponts au XVIII siècle (1778)». Paris. L’École Nationale des Ponts et Chaussées. (Ed. facsimilar).

  • PICON, A. (1992): «L’invention de lìngénieur moderne, L’École des Ponts et Chaussées (1747-1851)». Paris, L’École Nationale des Ponts et Chaussées.

  • RODRÍGUEZ DE CAMPOMANES, P. (1988): «Itinerario real de las carreras de postas (1761)». Madrid, Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones. (Ed. facsimilar).

  • RUDDOCK, T. (1979): «Arch bridges and their builders (1735-1835)». Cambridge, Cambridge Univ. Press.

  • RUIZ DE AZÚA, M.E. (1990): «D. Pedro Bernardo Villarreal de Bérriz (1669-1740): semblanza de un vasco precursor». Madrid, Fundación Juanelo Turriano.

  • RUMEU DE ARMAS, A. (1980): «Ciencia y tecnología en la España ilustrada, la Escuela de Caminos y Canales». Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos.

  • RUMEU DE ARMAS, A. (1990): «El Real Gabinete de Máquinas del Buen Retiro. Una empresa técnica de Agustín de Betancourt». Madrid, Fundación Juanelo Turriano.

  • SÁNCHEZ LÁZARO, T. (1995): «Carlos Lemaur y el canal del Guadarrama». Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos.

  • SÁNCHEZ REY, A. (1996): «Los caminos en España hacia 1750 y los medios para su financiación, según el informe de un ingeniero de la época». Revista de Obras Públicas, 143. Pp. 67-81.

  • SASTAGO, Conde de (1998): «Descripción de los canales Imperial de Aragón y Real de Tauste (1796)». Madrid, Ministerio de Fomento. (Ed. facsimilar).

  • SKEMPTON, A.W. (1996): «Civil engineers and engineering in Britain (1600-1830)». Aldershot, Variorum.

  • SMEATON, J. (1978): «Una relación acerca de la construcción y una descripción de la erección del faro de Edystone en piedra». Madrid, INTEMAC. (Ed. facsimilar).

  • SUTHERLAND, R.J. (Ed.): Structural iron, 1750-1850. Aldershot, Variorum.

  • URIOL SALCEDO, J.I. (2001): «Historia de los caminos en España». Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos.

  • WARD, B. (1986): «Proyecto económico: en que se proponen varias providencias dirigidas a promover los intereses de España (1779)». Madrid, Espasa Calpe. (Ed. facsimilar).

  • Canal de Castilla. Página web del «Canal de Castilla».

  • «Fundación Agustín de Betancourt». Página web de la Fundación.

Última modificación: martes, 9 de mayo de 2017, 18:39